PIDE CITA (+34) 96 394 07 70

  • Bruxismo

    Bruxismo y ATM

El bruxismo es el movimiento involuntario de apretar o rechinar los dientes. Esta patología puede darse en personas de cualquier edad y sexo afectando a más de un 50% de la población.
El estrés, una mala oclusión, algunas medicaciones y la mal posición de los dientes pueden ser el origen de este tipo de dolencias. El tratamiento de este tipo de disfunciones resulta más difícil cuanto más crónico es el problema por lo que resulta aconsejable acudir a la consulta cuando se notan los primeros síntomas (dolor de cabeza, desgaste de dientes, dolor de oído, insomnio y contracturas musculares).

La base del tratamiento pasa por restablecer el equilibrio entre los músculos dientes y ATM (Articulación Temporomandibular) mediante técnicas ortopédicas (férulas de descarga), ortodóncicas y protésicas. ver más

Su origen puede ser muy variado ya que son muchas las estructuras que forman la ATM o que pueden actuar sobre ella. Además debemos tener presente que las dos ATM (derecha e izquierda, que conjuntamente suelen agruparse bajo la denominación «articulación cráneo-mandibular») actúan al unísono y, por lo tanto, la alteración en una de ellas acaba afectando indefectiblemente a la otra. También las alteraciones en la correcta oclusión dental (la articulación entre los dientes de la arcada superior e inferior) termina por afectar a las ATM.

Habitualmente se dividen los problemas de la ATM en dos grandes grupos: funcional y orgánico.

Los problemas funcionales serían aquellos en los que no encontramos alteraciones objetivas en la articulación, a pesar de existir sintomatología. 

Normalmente los problemas funcionales son más leves y fácilmente tratables

Los problemas orgánicos serían los originados por una alteración evidenciable en la articulación.

La sintomatología que producen las alteraciones de la ATM es muy variada, podemos citar por orden de importancia:

  • Pequeños ruidos o chasquidos articulares.
  • Dolores a la palpación.
  • Dolores difusos que pueden aumentar con la masticación.
  • Limitaciones variables a la apertura con desviación mandibula
  • Bloqueos completos de la articulación.

La evolución de los problemas de la ATM es crónica. Si no se actúa tienden a empeorar progresivamente haciéndose más patente la sintomatología. 
La posibilidad de actuar sobre los problemas de la ATM es limitada y los resultados, en ocasiones, no son muy buenos.

En general todos los tratamientos comienzan por la relajación de la musculatura masticatoria mediante «férulas (o placas) de descarga (o neuro-oclusales, o de desprogramación, …». Éstas férulas son dispositivos que se colocan entre las arcadas dentarias y que pueden tener varias funciones: relajación de la musculatura masticatoria como ya indicamos, recolocación de los cóndilos mandibulares, etc.

En el caso de problemas funcionales se debe equilibrar la oclusión restituyendo los dientes perdidos y eliminando los contactos prematuros o anómalos. Para ello en ocasiones se precisa rehabilitar mediante prótesis toda la oclusión.
En la patología orgánica de la ATM puede ser preciso recurrir a técnicas invasivas como la artrocentesis (punción y «lavado» de la articulación) y diversas técnicas quirúrgicas de resultados variables.